Pages

30 de marzo de 2017

Enfermedad y muerte de tripulantes de mando, RD no es la excepción


Este es nuestro inolvidable capitán Hernando Saviñon  quien murió a finales de la década de los noventa, cuando operaba un vuelo en las inmediaciones del Aeropuerto Maria Montéz de Barahona, República Dominicana 

De acuerdo a una nota periodística publicada por  CNN, el copiloto del vuelo 1353 de American Airlines murió mientras su aeronave completaba las fases finales para su aterrizaje en el Aeropuerto de Albuquerque, Nuevo México, USA, ayer 29, en horas de la tarde. Al momento del evento, el avión se encontraba apena tres millas de la pista del aeropuerto de destino.  Como es procedente en estos casos,   el capitán  al mando del  vuelo se  declaró en emergencia médica y solicitó asistencia a los controladores aéreos,  según informó la Agencia Federal de Aviación, FAA por sus siglas en inglés.
  
Conforme  a los datos periodísticos de los últimos tiempos, este no es el único caso de emergencia médica que se le ha presentado a American Airlines. De acuerdo a reportes periodísticos, el pasado mes de octubre del 2015, un capitán de American Airlines murió cuando completaba el vuelo AAL-550. El Capitán falleció en pleno vuelo,  y  de acuerdo al medio BBC Mundo, el avión  debió ser desviado a un aeropuerto alterno en ruta.

Como puede comprobarse, la enfermedad y muerte de tripulantes de mando de aeronaves en vuelo,  son  una realidad latente. Sin embargo,  por suerte,  no se presentan  con tanta frecuencia como para causar preocupación  entre los usuarios del transporte aéreo internacional. Del mismo modo, resulta también que  son  limitados los datos estadísticos actualizados disponibles sobre estos  indeseables eventos.  Sin embargo, los medios periodísticos  y la experiencia pueden darnos una idea sobre el impacto de estos sucesos en el ámbito de la aviación comercial.

En el caso particular de República  Dominicana, y a pesar del hermetismo tradicional  sobre este tipo de circunstancias,  tenemos la experiencia de haber comprobado la ocurrencia de algunos eventos relacionados con enfermedades repentinas y muerte  de tripulantes a bordo de aeronaves en vuelo, eventos que por suerte, no  desencadenaron  incidentes importantes  o accidentes aéreos. Republica Dominicana no es la excepción.   Sin dudas, el peor de estos eventos fue el ocurrido en la década de los noventa,  y en  el cual perdió la vida un Capitán de bastante experiencia, mientras aproximaba al Aeropuerto María Montes de Barahona. En ese evento murió el experimentado y caballeroso Hernando capitán Saviñon a quien conocimos y tratamos. 

Sin embargo, antes de este evento, a finales de la década de los años ochenta, un capitán de Dominicana de Aviación sufrió un evento cardiovascular, mientras completaba el vuelo DOA-601 entre el Aeropuerto Internacional de Las Américas y el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín de San Juan, Puerto Rico.  Lo grave del  evento fue que Capitán retornó en el vuelo DOA-602  a Santo Domingo, tramo del vuelo donde empeoró por lo que fue transportado de urgencia por el despachador de turno a la clínica Chan Aquino de la Santo Domingo,  donde quedo internado.  

Otro evento grave  relacionado con síntomas de intoxicación por el  efectos de veneno, también se presentaron a mediado de los ochenta. Los problemas tuvieron su origen  en la fumigación de las aeronaves en los hangares de la empresa Dominicana de Aviación, cuando se aplicaban veneno con cierta deficiencia del control en su aplicación.  Estos insecticidas  provocaron, en una oportunidad, una situación difícil a bordo de un  vuelo que se desplazaba  entre el Aeropuerto Las Américas de Santo Domingo y el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy de Nueva York, pero por suerte, el avión pudo  aterrizar  en su destino sin problemas mayores.

Recuerdo, además, que un capitán del B-707 de CDA  enfermó,  repentinamente, después de realizar tres aproximaciones frustradas a la pista 08 del Aeropuerto Internacional Gregorio Luperón de Puerto Plata, mientras las condiciones meteorológicas en la estación  empeoraban. Por suerte, en el asiento derecho del avión se encontraba el Capitán Ricardo Bodden Lopez, quien era el copiloto del vuelo, y quien pudo aterrizar el avión sin novedad. El capitán tuvo que ser relevarlo y el avión  continuó  su vuelo a Canadá  con el Capitán José Tabar  




26 de marzo de 2017

Patricia Mullix; toda una vida de servicios y amor al prójimo

Lic. Patricia Mullix  Fermin 

Ayer sábado 25 de marzo, la familia  Mullix y sus relacionados,  nos reunimos en Santa Bárbara de Samaná para, por la gracia de Dios  celebrar con alegría, los cien años de Patricia Mullix Fermín.  El evento tuvo lugar en el marco un hermoso sitio  con vista a la deslumbrante a la  bahía  y  sus  cayos,  y bajo  un cielo que rindió sus reverencias, dejando caer algunas frescas gotas de agua  para bendecir el agradable  ambiente. Patricia Mullix nació en Samaná en marzo  el año 1917, hacen cien primaveras. 

Patricia Mullix disfrutó de todo un homenaje organizado por sus hijos, por sus familiares y por una comunidad muy  agradecida de su amplia hoja de  servicios y de sus ejemplos de vida  brindados por ella a lo  largo décadas de trabajo de una  vida consagrada que  sigue al servicio a los demás.   El Señor, nuestro Dios a través del Profeta Isaías promete a sus elegidos: “Que le dará vida tan larga como las de los árboles, que no habrán entre sus elegidos recién nacidos que vivan algunos años o viejos que no vivan largos años, pues morir a los cien años será morir joven”.

Para ambientar el período  histórico del 1917, hace un siglo, cuando nació nuestra Patricia Mullix, tropas de Estados Unidos ocupaban República Dominicana, situación que  provocó que  el presidente de entonces,  Federico Henríquez y Carvajal,   marchara   al  exilio a  Santiago de Cuba. Mientras tanto, allá en la lejana  Rusia del Zar Nicolás  se iniciaba la Revolución Bolchevique y  en la  Europa de aquel tiempo se vislumbraba una posible solución al conflicto creado por  la Primera Guerra Mundial, solución  que fue posibles dos años después, en el 1919 con la firma del Tratado de Versalles.  

Los  padres de Patricia  fueron  Jaime Mullix, un caballero  inmigrante inglés que se  radicó  en Samaná y Facunda Fermín, una dama bien  educada, oriunda de la comarca nacida a finales del Siglo XIX.  Desde temprana edad Patricia mostró su vocación por el amor y servicio al prójimo inclinándose, especialmente,  por la asistencia a los enfermos. En ese sentido, desde niña Patricia ya brindaba atención a personas enfermas y desvalidas  en la comarca que la vio nacer. Sin embargo, su inspiración definitiva para inclinarse por la carrera de enfermería  provino de una profesional que brindaba esos servicios en Samaná.



Patricia Mullix Fermin acompañada de  sus hijos, nietos y bisnietos.
Al centro la homenajeada  Patricia Mullix quien se mantiene muy bien. De izquierda a derecha, Fausto Alberto, Gisselle, Malia, Rene Eduardo, Alma Gloria, Rene, Rafael y Alma Patricia


Luego de haber terminado sus estudios en su natal  Samaná en el año  1943,  Patricia viaja a Ciudad Trujillo, hoy Santo Domingo,  donde  inicia sus estudios en la carrera de licenciatura de enfermería  en la Escuela Nacional de Enfermería del Hospital Internacional de entonces.  De acuerdo a un  trabajo de Herber Sterm,  publicado en un diario el Caribe, en sus origines, el Hospital Internacional fue  fundado próximo a la fortaleza Ozama.  Sin embargo,  después de los estragos provocados por el Huracán San Zenón, a mediado del  1931  el Hospital Internacional  fue trasladado  a  una casona de la Avenida Mella  y meses  después fue trasladado definitivamente, a la Avenida México, lugar  donde estudió Patricia y donde  hoy se encuentra la Clínica Internacional  laboró por mucho tiempo el Doctor Máximo Veras Goico, el psiquiatra. 

En la escuela de enfermería Patria tuvo entre sus profesores a la propia   directora de la escuela de enfermería, la norteamericana  Eunice Baber. En la escuela y hospital Patricia conoció  a doctores de la talla del Doctor  Damirón, también a  Francisco Moscoso Puello y Barney Morgan,  entre otros. Terminado sus estudios y pasantía en  centros médicos de la época, en el 1946 Patricia retorna a Samaná  y comienza a laborar en el Hospital María de los Ángeles de Santa Bárbara de Samaná. En el 1948 Patricia  contrae matrimonio con el Eduardo Javier Castillo y procrea su familia en la que nacen Alma Gloria, Rafael y René Javier y luego nace y se multiplica  su descendencia, nietos y bisnietos.  En su natal Samaná, Patricia vio nacer a generaciones de samaneses, me  incluyo, quienes agradecemos a Dios por una vida que sigue llena de logros y de  satisfacciones y de amor  al prójimo y el aprecio   de  quienes la queremos y respetamos.
     
Ayer sábado en la primera actividad de la celebración del cien cumpleaños de Patricia Mullix,  la comunidad de Samaná  abarrotó la iglesia Santa Bárbara de Samaná donde se  celebró una solemne eucaristía,  para dar Gracias a Dios por la vida de Patricia Mullix, una vida dedica al servicio que ha impactado, no solo a  los samanenses, sino a pueblos como el Seibo en la Región  Este del país, ciudad  donde  Patricia  también  llevó  su impronta.

Por todo lo que ha significado  su provechosa vida, seguimos celebrando la vida de Patricia Mullix.     

17 de marzo de 2017

Los drones; una amenaza real, Canadá endurece las reglas


 Un niño trata de operar un dron en su vencindario, lo que es una muestra de la magnitud de la proliferación  de los drones recreativos en todo el mundo. Foto Google


La operación de drones en el  ambiente de República  Dominicana es  cada vez más frecuente. Debido a ello resulta frecuente observar algunos de estos artefactos sobrevolando sobre sitios insospechados, siendo controlados por personas de variadas edades y de múltiples extractos económicos y sociales, quienes disfrutan plenamente de la actividad. Pero no es para menos, el vuelo en cualquiera de sus manifestaciones, ha sido una actividad de gran interés para el  hombre, por lo  que desde tiempos inmemoriales, el ser humano  intentó volar.

Sin embargo, a pesar de lo  atractivo y divertido que resulta operar u observar el vuelo de los drones, estos artefactos voladores controlados a distancia pueden convertirse en una verdadera amenaza real para la seguridad de la navegación área, debido a la probabilidad que tienen estos artilugios de  poner en riesgo a las operación de las  aeronaves que se desplazan en el espacio aéreo donde vuelan los drones, o bien, los posibles  daños que pueden causar éstos a personas o propiedades en áreas donde son operados. Por todo lo anterior, la preocupación por la incidencia de los drones  en la seguridad de la aviación va en aumento.

De acuerdo una publicación del medio noticioso CNN  norteamericano, los incidentes aéreos relacionados con  los drones en el año 2015 fueron 583 acercamientos, de los cuales 188 fueron encuentros  cercanos.  En 11 (once) de los casos, los aviones debieron ejecutar maniobras evasivas para no colisionar con el dron. 3 (tres) de cada 5 (cinco) incidentes ocurrieron a menos de 5 millas de los aeropuertos. Pero, el 91.9 % (por ciento) de los eventos  ocurrieron por encima de los 400 (cuatrocientos) pies, lo resulta  bastante  alto para los  drones recreativos.  De acuerdo a la FAA de Estado Unidos,  los incidentes relacionados con drones han  aumentado de manera drástica desde el mes de agosto del 2015 hasta enero del 2016, revelando que  el promedio de los  incidentes, producto de la operación de los drones recreativos,  es de 3.5 por día, mientras  que el año  2014, estos eventos  no llegaron a 1(uno) incidente por día.

La amenaza de los drones es real. El domingo 18 de abril del 2016,  BBC de Londres publicaba la ocurrencia de una colisión entre un dron y una aeronave del tipo A320 de la aerolínea British Airways, todo de acuerdo al reporte del piloto de la aeronave. El avión operaba un vuelo regular originado en Ginebra, Suiza y su  destino era Londres. El avión transportaba 132 pasajeros más la tripulación, y de acuerdo a lo informado,  el choque ocurrió cuando el avión se aproximaba a la Capital Inglesa. Por suerte el incidente no causó danos.

La presencia de drones en el ambiente de  República  Dominicana ha ido en aumento, siendo más frecuente el uso en fines recreativos, en asuntos relacionados con trabajos fotográficos y en transmisiones televisivas. En el caso de República  Dominicana, la operación de drones está reguladas por la Resolución 008-2015, del Instituto Dominicano de Aviación Civil (IDAC),  "Regulación sobre el uso y operación de los sistemas de aeronaves piloteadas a distancia o drones sobre el territorio nacional". Debido a la amenaza de los drones para la seguridad de la aviación, Canadá acaba de  endurecer sus regulaciones en relación a los artefactos recreativos. De  acuerdo a una publicación del medio  CBC News, de esta semana, Canadá ha impuesto mayores restricciones a la operación de los muy populares drones. Estas  restricciones están dirigidas a  donde, como y cuando se pueden volar estos artefactos.

La nueva regulación tiene efecto inmediato y refiere que los usuarios de drones recreacionales,  pueden encarar multas de  hasta 3,000 dólares canadienses, si un dron de más de 250 gramos (aproximadamente media libra) es capturado operando vuelos bajo la siguientes condiciones: a) Más alto de 90 metros. (Aproximadamente 270 pie del suelo), b) Dentro (a una distancia menor)  de 75 metros de una edificación, vehículo, persona o animal, en las noches, entre nubes o sitio donde el operador no pueda ver el dron. c) A menos de 9 kilómetros del sitio  de donde puedan despegar o aterrizar aeronaves. d) Que el dron no tenga el nombre, dirección y teléfono del propietario escrita en algún sitio del artefacto.





15 de marzo de 2017

Capitán Hamlet García, algunas palabras y un adiós para siempre

Capitán Hanlet Garcia

Con mucho pesar y sentimiento, la comunidad aeronáutica de República  Dominicana se ha enterado del  sentido fallecimiento del Capitán Hamlet García, un aviador consegrado, cuyas características fundamentales fueron la amabilidad, la solidaridad y  el buen carácter,  virtudes que compartió con todos los que tuvimos la oportunidad de conocerlo y tratarlo.  El capitán Hamlet García había estado padeciendo de quebrantos de salud, quebrantos que finalmente provocaron su deceso hace algunos días.

Conocí a Hamlet a principio de la década de los ochenta, cuando ingresó a la línea de vuelo de la Compañía Dominicana de Aviación, CDA como observador de Ingeniero de Vuelo del Boeing  B-727-serie 100 y 200, logrando las calificaciones requeridas para lograr completar los méritos profesionales  para volar como segundo oficial del avión por buen tiempo. Luego, cuando Dominicana de Aviación adquirió el Boeing  B-707 de la línea aérea Transporte Aéreo Portugueses,TAP, Hamlet fue de los primeros tripulantes que calificó para volar el avión  como ingeniero de vuelo.

En ese grado como ingeniero de vuelo del B-707, matriculado HI-442, bautizado Puerto Plata, tocó a Hamlet García ser parte de la tripulación  que realizó el primer vuelo trasatlántico de Dominicana de Aviación, CDA cuando, junto al Capitán Gabriel Medina y al Copiloto Sebastián Segura, un avión dominicano cruzó el inmenso Océano Atlántico sin escala, por primera vez en la historia,  yendo a  recalar en el Aeropuerto Internacional de Barajas de Madrid, España  para luego proseguir a  Lisboa, capital de Portugal que era su destino final.
   
La  debacle de  Dominicana de Aviación de mediado de los noventa, una crisis ocasionada por intereses que nada tuvieron que ver con el desempeño de sus tripulantes, técnicos o de  su empleomanía, provocaron  que, en el 1995,  el entonces  Ingeniero Hamlet García, junto a otros colegas de la línea de vuelo, entre ellos el Capitán  Gilberto Hoepelman, Q.E.P., el Ingeniero R. Correa, el Segundo Oficial  Luis Despradel, entre otros, se marcharan a Miami Florida, Estados Unidos en busca de mejores oportunidades.

Ya en  Estados Unidos, Hamlet García y algunos de sus compañeros, ingresaron a la línea aérea norteamericana  Falcón Air Express, empresa en la que Hamlet García llegó al grado de Capitán de los B-727-100 y 200 y de los MD-83, donde voló por buen tiempo.  Durante sus vuelos como capitán de Falcón, a veces solía escuchar su voz característica, cuando venía al mando de algunos vuelos de Falcon al Aeropuerto Internacional de Las Américas de Santo Domingo  o cuando cruzaba  el espacio aéreo de República  Dominicana, volando la ruta Miami/Aruba/Miami y viceversa.

En lo personal, como todos el mundo, mantuve una relación muy armoniosa y de respeto con el Capitán  Hamlet Garcia. Hamlet fue una persona de buen trato. Nunca le vi en conflicto alguno y sus actitud de siempre fue la calma.  Fue de tanto impacto  esa característica de bondad  de Capitán Hamlet,  que en la línea de vuelo de CDA se le llamaba  con el  nombre que se da los  hombres dedicados al servicio de la obra  de Dios todo poderoso, por lo que debe haber sido recibido como lo merece, allá en el Cielo.

De acuerdo a informaciones que me sirvieron el Capitán Gabriel Medina Felipe y el Ingeniero de vuelo Fernando Asencio  Luna, refieren la  nota  oficial ofrecida  por quien en vida fue la  compañera y esposa del fallecido Capitán  Hanlet Garcia. Me refiero a Doña Aridia Guzman.  La información de Aridia  se relaciona  con la traída de las cenizas de quien en vida  fue nuestro inolvidable compañero de labor Capitán Hamlet García. 

    
La siempre dama, Doña Aridia Guzmán junto al Capitán Hanlet Garcia

Siempre conforme a la referida información, las cenizas del Capitán Hamlet García llegarán al país el próximo 18 de  marzo  para recibir  cristiana sepultura en el panteón oficial familiar  de la Avenida Máximo Gómez. Pero también, siempre de acuerdo a la información de Doña Aridia, el próximo jueves 23 de marzo, se celebrará una misa  en sufragio de su alma. La misa se celebrara  en  la iglesia Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús de la Urbanización Los Prados, para que sus familiares y sus amigos podamos participar, dándole el último adiós a Hamlet García, aquí en República Dominicana, la tierra que él  tanto amó. 

Hamlet García fue una persona de bien, por lo que en mi caso particular y creo que en el de todos, elevo una oración al Todo Poderoso, por el descanso de su alma y la conformidad de los suyos, sabiendo que Hamlet fue una persona querida por todo los que le conocieron en vida. De eso no tengo dudas.

Paz a sus restos. 




7 de marzo de 2017

Capitán Piloto Eugenio de Marchena; un Capitán con su historia


 El Capitán Eugenio de Marchena  "Pulun" acompañado de su distinguida esposa 




Aeronave Constellations L-749 operado por la Linea Aérea Aerovias Quisqueyana de los setenta. Foto: Listin Diario.
 
Tratándose de este corto relato, resumiremos algunos aspectos relevantes de la vida aeronáutica del Capitán Eugenio  Marchena, “el padre”. Como sabemos, Eugenio de Marchena pertenece a uno de ese núcleo familiar de buen linaje, “los Marchena”. De acuerdo a lo que conozco, la actividad  profesional en la aviación del Capitán Eugenio de Marchena inició alrededor del año 1963, cuando ingresó a la escuela de aviación de la entonces Fuerza Aérea Dominicana (FAD), como cadete de esa institución militar. Sin embargo, ya en 1965, el Capitán  Marchena, fue enviado a la Escuela de Aviación de la Fuerza Aérea Venezolana (FAV), específicamente a “Base Miranda”  de  Caracas, para entonces una de las mejores fuerzas aéreas de la región. Alli continuó  con su preparación en el campo de la aviación militar en la patria del Libertador de Simón Bolívar.

A su regreso a República Dominicana, alrededor el año 1965, el Capitán Eugenio de Marchena ingresa al campo de la actividad aeronáutica en el área de aviación civil comercial. Es cuando comienza  a  brindar sus servicios volando aeronaves civiles.  En el 1967, Eugenio de Marchena logra su licencia comercial e ingresa a la línea de vuelo en las cabinas de mando de  Aerovías Quisqueyana,  para entonces la segunda aerolínea comercial del país, después de Dominicana de Aviación, CDA. En el año 1970, Marchena  alcanza el grado de Capitán de las aeronaves tipo  DC-3  de Aerovias Quisqueyana,  para luego, en el 1973, habilitarse como Capitán de las aeronaves Lockheed Constellations L-749 y L-1049, aeronaves que volaban  las rutas tradicionales de Aerovías Quisqueyana, realizando los vuelos QQ-201/202 desde Santo Domingo a San Juan Puerto Rico, retornando a Santo Domingo, para proseguir a Santiago de los Caballeros, volando del DC-3 de la empresa,donde pernoctaba la tripulación para iniciar la operación al día siguiente. 

El desarrollo de la  carrera profesional del Capitán Marchena  prosigue en el 1977, cuando es integrado como piloto chequeador  de la entonces Dirección  General de Aeronáutica Civil,  DGAC, responsabilidad que mantuvo por largo tiempo,  hasta el 1994, colaborando en la formación profesional de bastantes pilotos en el ámbito de la aviación civil  de República Dominicana. Luego, a finales de los noventas, Marchena ocupa el cargo principal como Autoridad de Aviación Civil en la Región del Cibao, con base en la Ciudad de Santiago de los Caballeros. El Capitán Eugenio de Marchena también ha sido un aviador reconocido al más alto nivel. Fue así como en el  2005 el entonces Presidente de la República Dr. Leonel Fernández Reyna, en nombre del  Gobierno Dominicano, le  distingue con la Orden de los Padre de la Patria  Duarte, Sánchez y Mella en el Grado de Caballero, por sus aportes a la aviación y a la instrucción aeronáutica a generaciones de pilotos dominicanos. El Capitán Eugenio de  Marchena “el padre” es un Capitán con su historia.

Hace unos días, específicamente el día 03 de marzo del año en curso, 2017, el Capitán Eugenio de Marchena fue reconocido, junto a otras personalidades, en un acto celebrado en el local del Colegio Medico Dominicano, propiciado por la Asociación Dominicana de Controladores de Tránsito Aéreo Inc.  ADCA. En la ocasión, el Capitán estuvo acompañado de su distinguida familia en el marco de una actividad en la que se trataron temas de importancia para la protección de la educación y seguridad de aeronáutica de República Dominicana. En la ocasión el Capitán Marchena “el hijo”,  tuvo a bien disertar con brillantez en relación a sus experiencias vividas con los “punteros laser”. 

En mi caso particular,siempre he disfrutado de la amistad, tanto del Capitán Eugenio de Marchena como del Capitán Eugenio Marchena "el hijo", quienes se han destacado como dos grandes  profesionales de la aviación dominicana, ejerciendo este quehacer  con la profesionalidad  manifestada en sus intachables record de seguridad operacional  y sus  inmensas  dignidad personal a todas pruebas.

5 de marzo de 2017

Capitán José Ernesto Rosario A., homenaje a un gran profesional de la aviación

Capitán  José Ernesto Rosario Álvarez, en su puesto de pilotaje 


Ayer sábado  04 de marzo, en horas del la mañana, nos enteramos de accidente de aviación de aplicación que costó la vida al  conocido y muy laborioso aviador Capitán  José Ernesto Rosario Álvarez. Este accidente de aviación   confirma nueva vez, la alta carga de probabilidad  que tienen los pilotos de fumigación de sufrir  accidentes aéreo, actividad  cuya operación debe realizarse bajo concentración extrema, debido a que se vuela a muy baja altura, salvando y esquivando  obstáculos como son los árboles, líneas eléctricas, antenas de todos tipos, elemento contra el cual, se presume,  chocó el PA-25, Piper Pewee, matricula norteamericana N-8569L que operaba el joven, pero muy preparado  piloto.  El vuelo de fumigación o de aplicación  es algo así como “un vuelo de precisión”. 


Fotos tomadas por Joskar José Espinal, antes del fatal  accidente  


El accidente aéreo  ocurrió en la zona del Baden, Villa Tapia, Provincia Hermanas Mirabal, y de acuerdo  a las primeras informaciones relacionadas con el evento,  a pesar de que el joven piloto sobrevivió del impacto de la aeronave con la antena, falleció cuando era conducido a un centro médico de la zona. En apariencia, el Capitán José Ernesto Rosario había despegado del aeródromo de Angelina, Cotuí 10 millas al sur de la escena del accidente. Angelina es la base operacional de varias empresas dedicadas a la aviación de aplicación como se denomina, técnicamente a este tipo de actividad aeronáutica a nivel internacional. Como es normal en estos casos, la investigación del evento está a cargo de la Junta de Investigación de Accidente de Aviación (CIAAC) perteneciente a la Junta de Aviación Civil,  JAC.


Parte del empenaje  la aeronave que sufrió el  accidente que costo la vida al Capitán José E. Rosario Alvarez  

Pero como son las cosas en aviación, hace apenas  unos meses, específicamente el 06 de octubre del 2016, el Capitán José Ernesto Rosario Alvares superó, junto a su compañero en la cabina de mando, posiblemente una de las  pruebas máximas de capacidad en el desempeño profesional  de un piloto,  cuando maneja  una emergencia de aviación. En la ocasión  aterrizó una aeronave del tipo Beechcraft 99, de manera segura,sin el tren de aterrizaje “ un aterrizaje de barriga”, salvando la vida de las 13 personas, incluyendo la tripulación del aparato.

El avión había despegado del Aeropuertos Internacional de Las Américas Doctor José Francisco Peña Gómez  con destino a una isla en la Región Oriental del Caribe. El avión   había sobrevolado  por varias horas al área del Aeropuerto Las Américas, consumiendo combustible para "alivianar" el aparato y buscando la forma de desplegar el tren de aterrizaje que se había trabado luego del despegue.

La utilización de aeronaves en el tema de la fumigación agrícola tuvo su origen al término de la Primera Guerra Mundial en el 1920 en EE.UU. Los vuelos de aplicación llegaron el país en la década de los años  cincuenta  con la Grenada Fruits  de Manzanillo, Monte Cristi.  En la actualidad en República  Dominicana existen nueve empresas dedicada a la aviación de aplicación e  incluyen helicóptero como aeronaves para la fumigacion abricola Los  operadores de estas empresas  están asociado en la Asociación de Aplicación Aérea   “APLICA”. 



Ejemplo de vuelo de aplicación 



Ademas de su carrera de piloto de aeronaves civiles, Jose E. Rosario A. perteneció a la Fuerza Aérea de la República Dominicana,FARD, institución donde alcanzó el grado de teniente. Por su caballerosidad y su trayectoria  profesional, vaya nuestro reconocimiento póstumo al  Capitán José Ernesto Rosario Álvarez, esperando que Dios le lleve   a   donde   van  la gente de bien, como fue en vida este joven capitán ido a destiempo. A su familiares  que tenga  la conformidad de saber que este Capitán  está navegando el  vuelo  directo para reunirse con su progenitor,  allá en el cielo  pero a una mayor  altura que en las que estuvo, siempre que  voló aquí en la tierra. "QUE DIOS LO ACOJA EN SU SANTO SENO".

Los restos mortales del Capitán José E. Rosario serán sepultado  este domingo 05 marzo en la ciudad de Monte Cristi, República Dominicana.